Marchas cicloturistas por etapas. La experiencia Pirenaica

Dicen que el deporte implica superación y exigencia, crea un anhelo de ir más allá y de superar barreras que nos conduce a exigir más y más a nuestro cuerpo, siempre dentro de los límites que nuestra propia fisionomía nos impone. En el ámbito del cicloturismo podemos encontrar una amplia gama de tipos de ciclistas, más allá de los que ya indicamos con algo de humor en una de nuestras primeras entradas. Hay algunos que se exprimen al máximo, gozan de una envidiable condición física y suelen rayar a un nivel muy superior al resto del pelotón cicloturista. Otros queman caucho varios días por semana y acumulan kilómetros y kilómetros cada año, otros sólo el fin de semana y en época vacacional. Para gustos, colores. Cada deportista presenta unas características que le hacen único, pero todos comparten el amor por la bicicleta, el gusto por disfrutar del esfuerzo y de la ruta y el ansia de buscar y superar cada vez nuevos retos.

En esta permanente búsqueda de desafíos, de la mano del cada vez más creciente interés por este deporte, han ido proliferando en los últimos años un sinfín de marchas cicloturistas que plantean retos de diferente índole, ya sea en distancia, ya en desnivel, ya en ambos. A veces incluso uno se llega a plantear si esto no se nos estará yendo de las manos, si no estaremos al borde de la locura, de la paranoia cicloturista. Pero es qué sería de nosotros los humanos, sin la locura, sin ese punto de atrevimiento y de ansia por la aventura que nos conduce a superar y explorar nuestros límites.

MALLORCA.jpg

Dentro de esa misma vía, se abre para el cicloturista otra posibilidad que cada vez goza de mayor aceptación, nos referimos a las marchas por etapas, un formato que, imitando las vueltas profesionales de una semana, nos garantiza una concatenación de jornadas de pedaleo por parajes míticos de la geografía ciclista, por lugares de excepcional encanto o por recorridos simbólicos, conduciéndonos de punta a punta de países, regiones, penínsulas… En el calendario cicloturista cada vez existe una oferta más variada, más adaptada los gustos y exigencias del público ávido de aventura y exploración sobre dos ruedas. En próximas entradas de nuestro blog nos iremos ocupando de otras marchas cicloturistas por etapas. En la de hoy, nos centraremos en la oferta de Pirenaica, una de las corporaciones con más experiencia en este ámbito, ya que cuenta con más de 15 años de experiencia en la organización de marchas no competitivas por etapas de estas características.

Pirenaica, pioneros en el cicloturismo por etapas en nuestro país, es la responsable de dos marchas cicloturistas de incuestionable calidad como la Irati Xtrem –también su versión BTT−, todo un desafío en desnivel que ya analizamos en nuestro post sobre las marchas de Junio, y la Larra-Larrau, clásico del gran fondo reservado para el mes de Septiembre. Además, su oferta se amplía con la organización de marchas cicloturistas no competitivas en Alpes, Dolomitas, Mallorca, Navarra y Pirineos. Para este 2017, su oferta se reduce por motivos de organización a Mallorca, Alpes y Pirineos, las auténticas protagonistas de este post.

670x480-MALLORCA.gif

La isla de Mallorca, es más que sol y playa, como enclave estratégico del Mediterráneo, a mitad camino de las rutas marinas de Italia y España, atesora un gran patrimonio arqueológico e histórico que la hacen un enclave interesantísimo más allá de la oferta de desenfreno nocturno y balconeo por la que, tristemente, acapara titulares en los meses veraniegos. En cuanto al universo ciclista, Mallorca es uno de los lugares predilectos para las pretemporadas de los equipos ciclistas profesionales. Las bondades del clima y la particularidad de su orografía, combinando terreno llano con recorridos sinuosos y escarpados hasta alcanzar desniveles por encima de los mil metros, hacen de Mallorca un territorio idóneo para la práctica del ciclismo. La experiencia pirenaica balear nos propone 6 etapas con un recorrido total de 762 kilómetros. Todas las jornadas superan los cien kilómetros presentando un desnivel mínimo acumulado de 1143 metros en la cuarta etapa con 126 kilómetros con salida y llegada en Playa de Muro y máximo de 2480 en los 114 kilómetros de la quinta en Palmayona, con un total de 8 ascensiones jalonando el recorrido y el Port de Valldemossa hacia el final del trazado, 4,7 kilómetros al 7,6% con un porcentaje constante. Las fechas en las que se ofrece esta marcha por etapas rondan el descanso vacacional de Semana Santa, por lo que este desnivel machacante en cada una de las 6 etapas, teniendo en cuenta el momento de la temporada en el que se realiza, es ideal para aquellos que tengan un calendario intenso y deseen encontrar un buen punto para las marchas de Mayo y Junio. Existen dos grupos para que nadie pueda perderse la posibilidad de disfrutar de la mayor isla balear de otro modo diferente.

670X480-ALPES-ok.gif

Presentar los Alpes en un blog para cicloturistas como éste no tendría sentido alguno. Alpes y Pirineos son al ciclismo lo que el Bernabéu y el Camp Nou al fútbol, el Louvre y el Metropolitan al arte o la Meca y el Vaticano a la religión, auténticos lugares sagrados de este deporte sin los cuales pedalear sobre una bicicleta, seguramente seguiría teniendo emoción, pero no historia ni memoria épica. Las cifras del recorrido, los números, como siempre, hablan por sí solos. 6 etapas, 745 kilómetros, casi 20000 metros de desnivel acumulado. Sí, 20000 metros de desnivel acumulado. Decirlo dos veces ayuda a asimilar la dureza del trazado. La primera etapa asciende la Bonette, Col de Vars y Col de Risou (124 km); la segunda Agnel e Izoard (109 km); la tercera Lautaret, Sarenne y Alpe d’Huez (116 km); la cuarta Glandon, Montvernier y La Toussuire (97 km); la quinta Telegraphe, Galibier y Granon (120 km); y la última las vertientes inversas de Col de Vars, la Bonette y Auron (149 km). En algunas jornadas impresiona observar la ecuación kilómetros / número de puertos / desnivel acumulado. Todo un reto para escaladores, un constante ejercicio de concentración ciclista con la recompensa de largos tramos de bajada de vuelta hacia el valle para volver a subir.

670X480-PIRINEOS-ok.gif

En cuanto al recorrido que nos proponen para los 6 días de la genuina experiencia pirenaica, significa todo un reto para el participante, La cordillera fronteriza entre España y Francia ofrece una espectacular variedad de puertos en un entorno mágico, verde, inundado de vegetación y de paisajes marcados por imponentes macizos que se erigen sobre frondosos valles en las diferentes vertientes pirenaicas. En este caso, debido a condicionantes climatológicos obvios, los tres grupos que Pirenaica dispone para su marcha semanal se acumulan en las dos últimas semanas del mes de Julio y la primera de Agosto. La dureza de las 6 etapas propuestas implica una pequeña reducción de la cantidad de kilómetros a recorrer. Sin embargo, los alrededor de 640 kilómetros que se pueden completar en los 6 días de marcha acumulan aquí también jornadas con desniveles estratosféricos, con etapas por encima de los 3000 metros acumulados. La primera etapa, de 57 kilómetros, con partida y meta en Vielha y “sólo” 1200 metros de desnivel acumulado, servirá de pequeño aperitivo. En los días siguientes el desfile por puertos míticos de este deporte simplemente impresiona, incluso sobre el papel genera algo de vértigo: Portillón, Peyragudes, Aspin y Tourmalet en la segunda etapa de 132 kilómetros; Boucharo, Troumouse y Plateau de Sagne en la siguiente (104 km); Luz Ardiden y Hautacam para la cuarta etapa (87 km); Spandelles, Soulor-Aubisque y Portalet para la quinta (110); y de remate final, la etapa más larga, 149 kilómetros subiendo la parte final del Portalet por la vertiente aragonesa, el Marie Blanque e Issarbe más la Piedra de San Martín.

Cada uno de los paquetes de viaje y marcha cicloturista por etapas que ofrece Pirenaica en Mallorca, Alpes o Pirineos incluye alojamiento, traslados durante el día, desayunos, cenas y avituallamiento, e incluso un servicio de taller para realizar eventuales reparaciones, con la posibilidad incluso de utilizar bicicletas de sustitución llegado el caso. Se trata de marchas no competitivas en las que el objetivo es principalmente disfrutar de la bicicleta y la experiencia y compartirlo con el resto de integrantes del grupo. Una ocasión única para vivir algo semejante a una vuelta por etapas como nuestros adorados profesionales, eso sí, con mucho menos ritmo, quizá con mucho menos estilo, pero también con mucha menos tensión y mucho menos stress.

Para más información: https://www.pirenaica.com/es/index.php

3 comentarios sobre “Marchas cicloturistas por etapas. La experiencia Pirenaica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s