La Buff 4 Cims 2017. Un monumento al cicloturismo en el corazón del prepirineo catalán

El pasado domingo 2 de Julio se celebró la segunda edición de la marcha cicloturista 4 Cims, que en este año recuperaba el recorrido habitual que tenía la prueba en los años 90. Con un perfil exigente de 163 kilómetros con 4 puertos, tres de ellos de gran longitud, y más de 3600 metros de desnivel acumulado, la clásica del prepirineo catalán con salida y llegada en la localidad barcelonesa de Bagà recuperaba su esencia con la intención de afianzarse como una cita clave en el calendario cicloturista. Con muy poco terreno llano, el itinerario proponía un encadenamiento consecutivo de puertos con el Coll de la Creueta (21,4 km al 5,05%), la Collada de Toses (21,7 km al 3,3%), el Coll de la Merola (12,64 km al 2,74%) y la extenuante ascensión final al Coll de Pal (19,3 km al 6,6%), que llevaría a los participantes a mirar de cerca el cielo al alcanzar los 2000 metros de altitud sobre el nivel del mar. Además, para aquellos que demandaban un menor desgaste existía la posibilidad de enrolarse en la versión abreviada de la prueba, la 2 Cims, con las ascensiones al Coll de la Creueta y el Coll de la Merola.

perfil-4-cims
Perfil de la prueba

Tras las esporádicas precipitaciones del día anterior, el domingo amanecía fresco y con espesas nieblas que cubrían las cimas de los colosos de piedra de la zona. En la salida, a las 8 de la mañana, se preveía una jornada ideal para la práctica del ciclismo, en la que quizá convendría abrigarse en los tramos de descenso para evitar resfriados indeseados. Tras el inicio de la prueba, el pelotón comenzaba a rodar por un terreno picando hacia abajo hasta llegar a la localidad de Guardiola de Berguedà. A partir de ahí, la carretera adquiriría grado poco a poco hasta el paso por la Pobla de Lillet, donde arrancaríaa el primero de los 4 cims a conquistar, el Coll de la Creueta.

Para los que no tenemos la inmensa fortuna de vivir en regiones cercanas a cordilleras como los Pirineos, el poder disfrutar de este tipo de ascensiones es todo un regalo para la vista, una dulce condena para las piernas y todo un plus para la progresión del estado de forma. El Coll de la Creueta es uno de esos puertos que se tarda más de una hora en subir y los 21,7 kilómetros de ascensión, prácticamente de inicio, comenzaban a hacer mella en el grupo. Por delante, los fuoriclasse con Joan Llordella, ganador de la primera edición de la prueba, el Ironman Marcel Zamora o el triatleta Víctor del Corral entre otros se distanciaban por delante del grupo de los mortales que, poco a poco, iban limando metros en una ascensión que, pese a no tener un porcentaje medio demasiado elevado, sí presenta rampas de hasta el 10% y tramos duros en los que poder exprimirse de lo lindo. En esta primera dificultad montañosa del día decidimos ir con calma, coger ritmo y marchar haciendo camino sin malgastar demasiadas energías que luego pudiéramos necesitar en el temido Coll de Pal que, en nuestro horizonte mental, aparecía como todo un muro infranqueable que provocaba incluso cierto temblor de piernas.

Con el avance del día, las nubes se disiparon y, conforme se iba alcanzando altura –el puerto se iba coronar a 1900 metros− el paisaje iba mostrando su cara más amable. Desde algunos tramos del puerto se observaba la carretera en todo su esplendor. Ciclistas por delante, ciclistas por detrás. Todo un serpenteo kilométrico en el que como hormigas enfiladas todos los participantes iban siguiendo la estela de los que por arriba pisaban a fondo el acelerador. En los últimos kilómetros incrementamos el ritmo, llegamos al avituallamiento, rellenamos bidones, nos abrigamos y para abajo. El primer tramo de descenso tenía su complicación a causa de un largo de repecho de algo más de un kilómetro hasta afrontar la bajada propiamente dicha camino de Alp. En las zonas de apartamentos los badenes, perfectamente señalizados en todo momento, dificultaban algo el discurrir de los participantes hasta que, por fin, llegamos a la zona de la carretera convencional en la que poder descender más cómodamente y alcanzar el pico de velocidad del día. Pronto, muy pronto, acabó el tramo favorable para girar a derecha, rodear la localidad de Alp y pasar a afrontar la segunda cota de la jornada.

IMG-20170703-WA0004
Subida al Coll de la Creueta

En la Collada de Toses decidimos exprimirnos algo más. Con un puerto como éste, tendido, con un porcentaje discreto pero muy constante, se requiere algo de concentración, fuerza y cadencia en el pedaleo. Ideal para nuestras características. A lo largo del puerto vamos superando continuamente a grupos de corredores. Mugidos de vacas nos sorprenden en algunos requiebros del puerto y el viento parece aliarse con nosotros para empujarnos hasta los 1800 metros, altitud donde se corona el segundo de los 4 cims del día. El asfalto es inmejorable y en la parte final del puerto, desde algo más de un kilómetro se observa el final del mismo, con el edificio del restaurante que domina todo antes del descenso hacia Ribes de Freser. Como tampoco tenemos mucha prisa, repetimos el reconstituyente ritual del puerto anterior en el segundo de los avituallamientos y tiramos para abajo.

IMG-20170703-WA0050.jpg
Poniendo el turbo en la Collada de Toses

Aquí se nos unen un buen número de corredores, vamos guiando el descenso hasta llegar a Ribes y enlazamos con un grupeta en la que algunos compañeros comienzan a tirar como si no hubiera un mañana. Decidimos no entrar al trapo, dejarnos llevar y tomarnos la tercera ascensión con calma para no quemar más madera de la que llevamos en el tren. Hacemos incluso una parada técnica, seguimos hacia adelante poco a poco y, en solitario y bajo un sol de justicia, completamos el Coll de Merola, mentalizándonos ya para el épico final en el Coll de Pal. En el descenso contactamos con otros corredores, de vuelta a Bagà, en la zona picando hacia debajo de vuelta por el tramo inicial por el que había transcurrido la carrera en la Pobla de Lillet. Aquí, de nuevo la cosa se pone violenta. Suponemos que los que por delante se desgastan rodando a más de 40 por hora tienen energías para regalar. Damos algún relevo suave, pero cuando a poco de llegar a la C-16 de vuelta a la casilla de salida, se ponen a mil por hora, mantenemos nuestra política de nadar y guardar la ropa. Tenemos fuerzas, pero todo ahorro parece escaso para el Coll de Pal. En el avituallamiento de Bagà paramos de nuevo. Ésta ya será la última. Cogemos un poco de todo por si acaso. Hace calor, la hidratación es básica y, ante un puerto de 19 kilómetros con una zona inicial durísima con 3 kilómetros seguidos a más del 9% con picos de hasta el 13, mejor que sobre que no que falte. Calculamos como mínimo una hora y media de ascensión, por lo que acordamos tomarnos la tortura final con tranquilidad y buenos alimentos.

Llordella y Zamora.jpg
Llordella y Zamora en plena batalla. Imagen de la organización

El día anterior habíamos reconocido en coche los primeros kilómetros del Coll de Pal, pero sin un punto de forma óptimo ya que acabábamos de salir de una lesión con parón de varias semanas incluido, sumado al buen desnivel ya acumulado en las piernas, la cuesta arriba parecía algo más empinada. Desde el milímetro cero del puerto comenzamos a ver imágenes absolutamente dantescas, en los primeros 2 kilómetros, donde incluso hay un tramo de bajada, reina una falta de cadencia generalizad en la mayoría de compañeros que transitan por delante de nosotros. Enseguida los sobrepasamos y al pasar a la altura del viaducto de la C-16 las escenas de fatiga y agotamiento se convierten en la tónica general. Por detrás nos adelante un participante que, sobrado, incluso es capaz de sacar el móvil y hacerse un selfie. Por delante, aparece en el horizonte todo un rosario de corredores en los que se intuye la dureza de las rampas que nos aguardaban por delante. El tramo entre los puntos kilométricos 4 y 8 es realmente agotador, de cara vemos algunos compañeros que, negando con la cabeza, dan por perdida la batalla, otros que zigzaguean de un lado a otro con muy malas sensaciones, otros que deciden poner pie a tierra por calambres, otros directamente tirados a la sombra con evidente pinta de pajarón y, los más, con un pedaleo prácticamente inexistente. Nosotros simplemente subimos a ritmo constante, sin abusar de desarrollo e intentando mantener una cadencia lo más alegre posible, poniéndonos de pie en los sectores más duros y bajando un par de piñones, cuando lo hacemos, para intentar mantener la velocidad. Por delante, vemos otro participante cuyo ritmo es ligeramente menor, pero igual de constante que el nuestro. Pese a los pocos metros que nos separan, no será hasta los kilómetros finales donde lo superemos. Su figura se convertirá en todos esos kilómetros en la zanahoria que el caballo nunca puede atrapar, en la liebre que el galgo parece que nunca cazará.

IMG-20170703-WA0028
Primeros compases del Coll de Pal

El tramo más exigente del puerto por fin acaba. Lo peor parece haber pasado, pero a medida que seguimos ganando altitud los picos del 9 y el 10% no desaparecen del todo. Llegamos a la zona abierta del puerto, debemos estar rondando los 1800 metros de altitud, hacia el sur se observa toda la comarca del Berguedà. Las vistas son inmejorables. A lo lejos, se divisa incluso la escarpada y enigmática montaña de Montserrat. En los últimos kilómetros, como de costumbre, decidimos aumentar algo el ritmo, protegidos por la falda de la montaña todo marcha genial, pero al traspasar la barrera que abre el acceso a la cima del puerto nos vamos encontrando con un invitado inesperado, nuestro viejo amigo Eolo, ese típico “conocido” que siempre te hace sentir incómodo y que aparece, siempre inoportuno, cuando menos te lo esperas. Curva a derechas y Eolo, el muy cabrón, sopla con todo contra nosotros. Las rampas finales del 5% parece del 12 y nuestro proyecto de cargar el plato y entrar derrochando energía se derrite como helado churretoso en un mediodía murciano de Julio. Cruzamos la meta 7 horas y 16 minutos después. En las paradas nos hemos dejado unos 20 minutos, pero las sensaciones han sido muy buenas. Un buen entrenamiento para seguir progresando. Las caras de alegría de los sufridores que van llegando lo dicen todo. El patiment llega a ser agónico, pero la recompensa de saborear el triunfo personal es el recuerdo que perdurará en la memoria de todos y cada uno de los finishers de la prueba. El dolor de piernas en uno o dos días habrá desaparecido.

Con mucho menos dolor y más agilidad entraron en meta los tres primeros clasificados. La jornada ciclista en Bagà tuvo un gran protagonista como Joan Llordella, quien, por segundo año consecutivo, se alzó con el triunfo en la prueba finiquitando la faena en 5 horas y 20 minutos. Tras él Marcel Zamora acabó a poco más de un minuto, seguido de Xavi Garsan, quien completó el pódium. El triatleta Víctor del Corral, otro de los favoritos al triunfo final, acabó en quinta posición, por detrás de  Bernat Cañellas, cuarto, repitiendo top 10 por segunda semana consecutiva en una prueba cicloturista tras su octava posición en l’Ariégeoise XXL de la semana anterior. En la 2 Cims Dídac Vivó, Jordi Perarnau y Salva Aranda, del equipo Bike Guardiola entraron cogidos de la mano en la línea de meta tras un dominio abrumador en la prueba corta.

20170702_152754_HDR.jpg
Imagen de la llegada de uno de los participantes

Desde el punto de vista técnico, la Buff 4 Cims presenta un recorrido exigente, sin apenas terreno llano, pero muy atractivo deportiva y paisajísticamente. Pocas pruebas pueden presumir de un recorrido con tres colosos de más de quince kilómetros como éstos, superando en todos los casos los 1700 metros de altura. Además, los finales en alto son un aliciente para las marchas cicloturistas como ya destacamos en el caso de l’Ariégeoise. El Coll de Pal es, sin duda, la estrella de la prueba, por su posición final, su dureza y su longitud. El asfalto es generalmente muy bueno en toda la ruta, exceptuando el tramo inicial de la bajada del Coll de la Creueta, donde había que extremar precauciones.

A nivel organizativo, la prueba merece una calificación excelente. La señalización fue muy buena, el dispositivo policial impecable, las motos de enlace −aunque alguna más no hubiera estado de sobra− se dejaban ver delante y detrás, las curvas peligrosas estaban señalizadas y el tráfico estuvo controlado a la perfección, incluso en el acceso de vuelta a Bagà en un tramo de gran complejidad al utilizarse parcialmente la C-16, el único acceso directo por carretera desde la zona dirección Francia. Los avituallamientos nos parecieron buenos, aunque escuchamos quejas de algunos compañeros que echaban de menos algún dulce de chocolate, sándwiches o alguna cosa salada más. Este aspecto podría ser mejorado en ediciones futuras. Por otro lado, también es cierto que los grandes bidones con bebida isotónica fueron todo un detalle. La presencia de público a lo largo del recorrido también animaba bastante el pedaleo y la bajada controlada de regreso a Bagà también fue un aspecto positivo a destacar. En conclusión, cabe afirmar que nos llevamos una muy grata impresión de la Buff 4 Cims, una prueba que, sin duda, se consolidará como un clásico del cicloturismo a éste y al otro lado de los pirineos, ya que la cercanía con Francia también puede animar a muchos participantes del país vecino a conocer de primera mano la prueba. Por méritos propios, la Buff 4 Cims se ha ganado un hueco entre nuestras marchas recomendadas. El año que viene estaremos de nuevo en la línea de salida de Bagà con el reto en mente de superar nuestro tiempo y disfrutar del real cycling.

IMG-20170703-WA0046.jpg

CLASIFICACIONES

Buff 4 Cims

Pos. Corredor Tiempo
1 LLORDELLA, Joan 5:20:16
2 ZAMORA, Marcel +1:03
3 GARSAN, Xavi +5:19
4 CAÑELLAS, Bernat +8:16
5 DEL CORRAL, Víctor +14:14
6 RODRIGUEZ, Roberto +15:27
7 GARCÍA, Freddy +16:26
8 CHERINO, Miguel Ángel +18:33
9 CECCHINI, Xavier +19:36
10 GARCÍA TEJERO, Adolfo +21:12

 

Buff 2 Cims

Pos. Corredor Tiempo
1 VIVÓ, Dídac 3:35:05
2 PERARNAU, Jordi m.t.
3 ARANDA, Salva m.t.
4 MARTINEZ, Miquel +59
5 MANZANO, Xavier +1:37
6 FERRAN OBIOLS JULBE m.t.
7 PEDROSO, Félix +3:29
8 FREIXA, Ignasi +4:39
9 PRAT, Jordà +4:58
10 AMATRIAIN, Peio +7:21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s