¡Que tiemblen las piernas! La Bola del Mundo

Corría el año 2010, la crisis azotaba fuerte y las palabras ‘prima de riesgo’ y ‘rescate’ estaban en boca de todos en las conversaciones de barra de bar; la selección española había ganado el campeonato del mundo de fútbol y con aquella resaca futbolera parecía no poder hablarse de nada más en el ámbito deportivo. Cierto es que por entonces no existían los siempre interesantísimos -entiéndase la ironía- monográficos futboleros de la actualidad donde importa más el peinado de CR7 que la victoria de un español en el Tour de Francia, pero aun sin chiringuitos, jugones, manolos y demás el ciclismo seguía teniendo una importancia informativa relativa en los principales medios.

Sin embargo, la nueva política de Unipublic, la empresa gestora de la Vuelta a España, apostando por etapas más cortas con finales durísimos y puertos inéditos comenzaba a despertar del letargo a los aficionados durmientes y a atraer la atención de los medios de todo el mundo. En aquella edición de 2010, con duros finales en alto como las llegadas a Xorret de Catí, Peña Cabarga o los Lagos de Covadonga, entre otros, destacaba un nombre que comenzó a circular con fuerza por los mentideros ciclistas: la Bola del Mundo. El mito comenzaba a forjarse.

NAva + Bola
Perfil completo en altimetrias.com

 

Al coronar Navacerrada, en el pico llamado que le da nombre a la ascensión que hoy nos ocupa, mirando a la derecha si se asciende desde la vertiente madrileña, a la izquierda si se hace desde la segoviana, se sitúan unos imponentes repetidores de televisión y radio que durante años distribuyeron la señal de radiotelevisión española por toda la zona sur de la Meseta castellana. En la Vuelta de aquel año, la organización decidió aprovechar el camino hormigonado que conduce hasta esta instalación, así llamada, según se cuenta, por la bola del mundo que aparecía al inicio de las retransmisiones de televisión española en sus primeros años de vida. El puerto también recibe el nombre de Alto de las Guarramillas, por lo que es habitual referirse a esta ascensión, terrible prolongación del puerto de Navacerrada con cualquiera de ambos nombres.

altimetria--5280e023af3a0
Bola del Mundo. Fuente: Ciclismo a fondo

En seguida, se generó una gran expectación ante esta subida cuyos números hablaban por sí solos: 3,5 km al 11,5%, longitud y porcentaje muy similar a la subida del Mas de la Costa que analizamos recientemente. Sin embargo, a nuestro juicio la Bola del Mundo se hace algo más pesada por la peor calidad del hormigonado, por tramos completamente roto, y por la dificultad añadida de tener que ascender primero el puerto de Navacerrada por alguna de sus dos vertientes, a no ser que se quiera “hacer trampas” llegando desde el llano después de haber coronado el puerto de Cotos. La Vuelta decidió hacer la cosa interesante y se decantó por añadir la ascensión a Navacerrada por su vertiente sur, lo que sumaba un total de 22 km al 6,1%. Así, por méritos propios se convertía la ascensión completa en todo un Hors Catégorie que habría de determinar la victoria final de una carrera que llegaba a esta etapa, la penúltima antes del paseíllo triunfal por las calles de Madrid, con una apretada lucha entre el gallego Ezequiel Mosquera –quien a la postre sería desposeído de sus logros de aquel año a causa de un positivo en carrera− y lo squalo Vincenzo Nibali.

1284820101_0
Mosquera con Nibali justo detrás. Foto: EFE (elmundo.es)

La victoria de etapa se decidió por 1 sólo segundo para el escalador gallego en una titánica lucha con Nibali pegado a su rueda, asegurándose así el triunfo final en la ronda española. Aquella subida de 2010, causó sensación entre los aficionados y dos años más tarde se repitió tan inédito final. Los protagonistas de la etapa en esta ocasión fueron el ruso Menchov, ganador de la etapa, y Richie Porte, segundo a 17”, en aquella jornada que sentenciaba una Vuelta apasionante con Contador en lo más alto del pódium gracias a la magistral emboscada de Fuente Dé, acompañado de Valverde y Purito Rodríguez. Días de gloria para el ciclismo español.

Desde entonces la Vuelta a España no ha vuelto a acordarse de este tramo de ascensión que todavía sigue maravillando a propios y extraños. Para acceder hasta el inicio de la subida es necesario atravesar por el lado la valla del aparcamiento que hay en la explanada donde se corona Navacerrada. Pasaremos una zona casi de arena, antesala del hormigón roto que nos espera en los 3,5 km de subida hasta tocar el cielo, y llegaremos a una valla de color granate que nos impide el paso. En realidad, se trata de una barrera pensada para impedir el acceso a vehículos a motor. A mano izquierda existe una pequeña cancela para poder acceder a pie o en bicicleta. A los enfermos del Strava, que no les sorprenda que el segmento salte poco antes de llegar a la valla. De hecho, comenzará nada más cruzarla. Y el puerto lo habremos de iniciar en parado, con un rampón del 15%, pedaleando en perpendicular al sentido de la carretera para girar rápidamente a izquierda con el fin de conseguir el impulso necesario para afrontar los primeros metros de este auténtico muro. Aquellos con poca pericia, no lograrán encajar la cala en el pedal hasta unos cientos de metros más arriba, ya rebasada la durísima rampa del 18% que adorna la parte final del primer medio kilómetro de ascensión en una eterna recta que después irá suavizando hasta porcentajes inferiores a las dos cifras, algo anecdótico en este puerto.

 

20170803_102641_HDR.jpg
Rampa durísima en al parte inicial. ¡Ojo al hormigón!

Tras la primera recta, curva a izquierda, de nuevo alcanzando porcentajes superiores al 15%, y curva a derecha para afrontar una nueva recta en la que hacia la parte final la pendiente suavizará ligeramente. Un espejismo. Una vez superado el primer kilómetro y medio, llegamos a una sucesión de curvas con porcentajes siempre superiores al 15% y un hormigonado que no nos permite trazar con comodidad, empujándonos a donde quiere, como si fuera el puerto quien nos marcara el camino. Las vacas miran perplejas nuestro agónico cabeceo, algún montañero nos da aliento. ¡Vamos para arriba! Las piernas duelen, el cuerpo tiembla, los brazos también notan el impacto de la rueda entre piedras que parecen desprenderse del hormigón a nuestro paso. Las vistas son inmejorables, estamos ya por encima de los 2000 metros de altitud y el paisaje ante nuestros pies se extiende como un mapa de guerra en la mesa de un general. Todo se divisa, nada escapa a nuestro ojo.

La ascensión continúa, estamos a punto de llegar al último kilómetro y nos enfrentamos a las rampas más duras, algo más del 20%. Llegamos a un nuevo curveo, éste más suave en porcentaje, con una preciosa herradura final y una larga recta, con más madera al 18% para acabar con suavidad. Los últimos metros parece que no llegan nunca, cada metro se consume despacio, con calma, a fuego lento, como se hace el buen café, y algo más de 25 minutos más tarde coronamos, por fin, la Bola del Mundo.

20170803_101750_HDR
Últimos requiebros

Para aquellos que se atrevan con esta ascensión es importante tener en cuenta que antes se habrá de subir Navacerrada, otro de los puertos que analizamos hace algunas semanas, por alguna de sus dos vertientes, la madrileña o la segoviana. Por cualquiera de las dos es previsible realizar algo más de una hora de ascensión para un cicloturista medio, a lo que habrá que sumar la casi media hora de la Bola del Mundo. Además, es necesario prestar especial atención a la bajada. Con esos porcentajes y el mal estado del hormigón podemos sufrir algún percance o alguna avería mecánica. ¡Ojo con llevar ruedas de carbono! Este es un puerto para bicis de las de antes, un puerto donde te tiemblan las piernas y te acaban por temblar también hasta las pestañas.

20170803_101115_HDR
Con nuestro amigo y guía Gerardo de Pablos

6 comentarios sobre “¡Que tiemblen las piernas! La Bola del Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s