Una ruta rompepiernas al sur de Castellón (130 km +2700)

Castellón de la Plana, se llama la ciudad que, paradójicamente, da nombre a una de las provincias más montañosas de España, un terreno donde precisamente lo plano llama la atención del paisaje. En otros dos posts anteriores ya proponíamos una ruta corta, para acumular desnivel, en la Sierra de Espadán, al sur de dicha provincia, y otro monstruoso itinerario penetrando brevemente en la provincia de Teruel con ascensiones como el Mas de la Costa o Puertomigalvo entre otras. En esta tercera ruta en nuestra web regresamos a territorio castellonense, de nuevo a la Sierra de Espadán, para empalmar con las últimas estribaciones hacia el occidente de la Sierra Calderona y adentrarnos así, de manera efímera, en la vecina provincia de Valencia. El levante no es sólo sol y playa, es también un territorio ideal para el cicloturismo y donde el buen tiempo está garantizado más de 300 días al año.

Recorrido.jpg

Nuestra ruta tendrá salida y llegada en la localidad castellonense de Jérica, en el alto Palancia, enclave histórico camino de Aragón, cuya pasado mudéjar se deja contemplar todavía hoy día en su Torre de las Campanas, el elemento que aporta el toque de distinción al perfil de dicha localidad. En total de Jérica a Jérica, recorreremos 130 kilómetros en los que nos enfrentaremos a un terreno rompepiernas jalonado por dificultades montañosas de todo tipo: rampas y rampones; repechos y repechones; puertecillos; y un puerto largo, Montmayor, una de nuestras ascensiones fetiche. Terreno llano es posible que haya algún metro, pero, sinceramente, no estamos seguros. Sube y baja. Sube y baja. Sube y baja.

De Jérica, tomaremos la CV-195 dirección Caudiel. Nada más salir la carretera comenzará ya a picar hacia arriba con algunos breves tramos de bajada. Atravesaremos dicha localidad y, a las afueras, tomaremos el giro a derechas por la CV-203 dirección hacia Higueras y Pavías. A partir de este punto, comenzaremos a adentrarnos en territorio comanche. Carretera estrecha, poco frecuentada, eso sí, −hecho que no impide que debamos extremar la precaución−, precioso serpenteo por la montaña poblada de pinos que piano, piano comienza a dominar el paisaje. La primera dificultad de cierta consideración la encontraremos a la salida de Pavías, un puertecillo de 3 kilómetros al 6% con un asfaltado espectacular y una curva de herradura de vértigo, donde comenzar a subir pulsaciones. Tras coronar, bajadita y nuevo repecho antes de afrontar un vertiginoso tramo de descenso de algo más de 5 kilómetros hasta la población de Torralba del Pinar, desde donde seguiremos encontrando un terreno favorable hasta llegar a la ubicación más al norte de nuestro itinerario, el municipio de Ayódar, ya en el límite del propio parque natural de la Sierra de Espadán.

6
Saliendo de Villamalur

Obviamente, tanta bajada, tanto disfrutar de los paisajes y la aparición de los pueblecillos de la sierra en el horizonte, aproximándose a medida que se descendía hacia nosotros no podía albergar nada bueno. O sí, depende desde donde se mire. En Ayódar tomaremos la CV-205. Tras salir de esta localidad poco a poco comenzaremos de nuevo a ascender. La cosa se pone seria. Igual que Julio César cruzó el Rubicón para enfrentarse a su destino, cruzaremos nosotros el modesto Río Pequeño para comenzar una bonita ascensión, asfaltado impoluta e impecablemente, de 5 kilómetros dirección Villamalur, con cambio de carretera  incluido (de la CV-205 a la CV-202). Este puerto se presta a los ataques en la grupeta y a los fundimientos de plomos, sobre todo, porque tras coronar, descenso y Villamalur es tan bonito porque está en alto, expectante, en el corazón de Espadán. Hasta coronar, otro tramo de subida ideal para pique y sprint final. Aunque igual merece la pena ser sensatos y guardar energías porque a estas alturas de la película habremos cubierto apenas poco menos que la mitad de la ruta.

A la salida de Villamalur, tomaremos una pequeña carretera que nos conducirá a Matet. Se trata apenas un camino asfaltado, con el firme en mal estado en algunos tramos, pero con un encadenamiento de muros y rápidos descensos que harán más divertida si cabe la ruta. El primer repechón, con 3 kilómetros al 5% con picos superando holgadamente las dos cifras, será una de las atracciones de la jornada. Y por si fuera poco, la carretera algo rota y estrecha, dará aun un aire más épico a nuestra gesta. Y hasta Matet, bajada y rampón, bajada, rampón y bajada, esta última algo más prolongada. Desde Matet seguiremos bordeando, esta vez por el oeste, los límites del parque natural, camino de Algimia de Almonacid y, después, de Segorbe. Hasta la famosa localidad castellonense todo será más o menos favorable. Cierto es que daremos de bruces con alguna que otra cuesta, pero habíamos venido a jugar.

segorbe-valencia-trip-day-out.jpg
Panorámica de Segorbe. Fuente: Sento (www.flickr.com)

Segorbe, con algo más de la mitad del camino hecho, es el punto ideal para recuperar fuerzas y pensar en regresar. Su catedral del siglo XIII, sus iglesias, las partes de muralla conservada, el Arco de la Verónica o sus imponentes torres son un reclamo y un motivo para pasar una agradable jornada en familia, sin bicicleta y conociendo el rico patrimonio que ofrece al visitante. Dicho esto, tampoco es menos cierto que Segorbe es un enclave especial para el mundo del cicloturismo. Puerta de entrada al norte de la Sierra de Espadán, al sur de la Sierra Calderona, al oeste picando hacia arriba, al este picando hacia abajo, se convierte por méritos propios en un punto estratégico en buena parte de las rutas largas de l@s ciclistas de toda la zona.

Tras atravesar esta regia villa, tomaremos la CV-25 hasta Altura. Precaución en este tramo, con gran afluencia de vehículos, especialmente a la altura de la rotonda que da acceso a la autovía de Teruel y al centro comercial adyacente. Pasando Altura, llegaremos a la rotonda de ‘susto o muerte’. ‘Susto’ es la ascensión norte de Chirivilla, subida en la presenta edición de la Vuelta a España, ‘muerte’ la ascensión a Montmayor (CV-245) y la continuación de nuestra ruta. Como ya le dedicamos un post a este puerto, no nos extenderemos más. Las cifras: 16,4 kilómetros al 3,9%. El puerto largo de la jornada.

GOPR2338.JPG
Subida a Montmayor

Tras la reagrupación, seguramente necesaria, en este caso, afrontaremos la bajada dirección Alcublas, pero viraremos a la derecha, en la CV-235, hacia Sacañet para seguir subiendo y acumulando unos metros más. Hasta Sacañet tendremos 6 kilómetros al 3% por un terreno que agarra y donde encontraremos rampas de cierta entidad. Las fuerzas aquí es posible que flaqueen. De no ser así, recomendamos la ascensión a la Bellida, no incluida en la ruta por ser una carretera que acaba algo más arriba. 4 kilómetros al 6% con un asfalto inmejorable y unos metros finales realmente agotadores. Pero volvamos a nuestra ruta.

Pasando Sacañet ya podremos respirar un poco. Tendremos que afrontar todavía algunos repechos de cierta dureza, pero en general, la carretera nos llevará rápido hacia abajo pasando por Teresa y luego por Bejís. Seguiremos por la CV-235 hasta llegar al cruce con la N-234, donde un auténtico tobogán nos impulsará hasta la casilla de salida. Ruta completada, y seguimos para bingo.

NB: Nuestro recorrido se puede seguir en Strava. Aprovechad para seguirnos también en esta red social y descargar la ruta para vuestro dispositivo gps. ¡Salud y pedales!

 

2 comentarios sobre “Una ruta rompepiernas al sur de Castellón (130 km +2700)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s