El Coll de Pal. Siguiendo los pasos de Alberto Contador

Corría la primavera del año 2005 cuando un jovencísimo Alberto Contador se imponía en la etapa reina de la Setmana Catalana llegando en solitario a la línea de meta situada al coronar el Coll de Pal a más de 2000 metros de altitud sobre el nivel del mar. El madrileño, protegido y lanzado por Roberto Heras, conseguía de esa manera su primer triunfo como profesional en territorio español y presentaba sus credenciales ante el gran público al anotarse también la victoria final en la carrera catalana. Aquella victoria en 2005 en el Coll de Pal confirmaba los vaticinios de aquellos que auguraban un futuro plagado de victorias al corredor madrileño, quien, a su vez, comenzaba sin ser consciente un precioso y apasionado idilio ciclista con este puerto que no hizo más que confirmarse 6 años después. En el año 2011 de nuevo Contador ganaba en el Coll de Pal, esta vez en la Volta a Catalunya, y a se hacía de nuevo con la general, aunque a posteriori fuera desposeído de su triunfo por la sanción impuesta con la UCI. Aun así, su nombre aparecía con doble capa de pintura sobre las faldas de esta imponente ascensión del pre-pirineo catalán.

bettiniphoto_0075121_1_full_600
Contador dispara en el Coll de Pal en la Volta 2011. Bettini Photo

El Coll de Pal es una imponente ascensión de prácticamente 20 kilómetros con un porcentaje medio del 6,6% que lo convierte en un puerto duro y pesado, pero poseedor de una belleza y de unas vistas sin parangón. Se trata de uno de los grandes colosos catalanes. Además, al acabarse la carretera allá en lo alto, como en tantos otros puertos analizados en nuestra web –Lagunas de Neila y Picón Blanco (Burgos), Marjana (Valencia), Bola del Mundo (Madrid), Cruz de la Demanda y Valdezcaray (La Rioja),  Mas de la Costa (Castellón) o Plateau de Beille (Ariège, Francia)-, su travesía suele ser especialmente placentera. Como hemos visto, ha sido protagonista en el circuito profesional, pero a nivel aficionado también se puede conocer, incluso como final de etapa, en la 4 Cims, marcha cicloturista que tuvimos la ocasión de conocer el pasado año y que, por recorrido y organización, merece estar entre nuestras marchas recomendadas.

palcollde.PNG
Fuente: http://www.ramacabici.com/altimetrias/palcollde.htm

El puerto aparece como un silencioso e imponente guardián, avanzadilla de la cordillera pirenaica. La ascensión se afronta desde la localidad barcelonesa de Bagà. Con unos kilómetros iniciales suaves, poco a poco las rampas van cogiendo inclinación y, a pesar del perfecto estado que el firme presenta durante todo el recorrido, la bicicleta parece no avanzar por efecto de alguna enigmática y corrosiva atracción magnética.

20170701_171802_HDR
Inicio del puerto al salir de Bagà

Una de las peculiaridades de este puerto reside en una marca inequívoca que delimita la entrada tridimensional de camino al sufrimiento. En efecto, la imponente tubería del Viaducto de Grèixer marcará la incursión por los kilómetros más duros de esta ascensión, en la que el calor en los meses estivales puede provocar grandes estragos. A partir de esta marca llegaremos al quinto kilómetro de ascensión y, allí, se dará inicio a una dupla de kilómetros superando el 9% de media y con picos de entre el 11 y el 13% por una serie de rectas en las que apenas se observará curva alguna que pueda servir de referencia. Nuestra ascensión coincide con el final de la 4 Cims y allí las escenas que observamos hablan por sí solas de la dureza de este puerto: uno clavado, otro que echa pie, otro directamente intentando tomar aire a un lado, en la cuneta, otro que se queja de calambres…

IMG-20170703-WA0028
Comienzo de la zona dura

En este tipo de puertos la condición física es sin duda indispensable, pero una mentalidad fuerte y serena también ayuda en este tipo de situación. Este puerto te puede dar un auténtico pal en tu orgullo ciclista si subestimas su capacidad de agotamiento. La ascensión durará una hora y algo con previsiones optimistas y un punto de calma y de tranquilidad será en todo momento necesario. Sin duda puede convertirse en una ascensión agobiante. Tras esos dos kilómetros de gran exigencia, el porcentaje suavizará ligeramente, como en un espejismo en el desierto de Almería, para repuntar a continuación y mantenerse en torno al 8% de pendiente media durante los 4 kilómetros siguientes, hasta que una pronunciada curva a derechas, anuncie un ligero cambio de tendencia y la carretera se encamine dirección sur por la falda de la montaña para superar la mitad del puerto.

IMG-20170703-WA0025
¿Cuánto dices que queda?

 

Esta primera parte del puerto nos habrá dejado las piernas tocadas, la fatiga hará mella en nosotros, sobre todo si antes nos hemos dado ya una vueltecita por alguno de las cotas que tenemos en los alrededores. En la segunda mitad, sin embargo, a pesar de que el porcentaje descienda ligeramente, también tendremos que esforzarnos de lo lindo. De hecho, de ahí hasta el final nos quedarán todavía diferentes tramos igualando o superando las dos cifras y el porcentaje medio de cada uno de los kilómetros que nos quedan por recorrer oscilará entre el 5 y 7%.

IMG-20170703-WA0022
Últimos kilómetros

Sin embargo, el Coll de Pal suele invitar a un incómodo conocido a la fiesta, al temido dios Eolo, que sopla y molesta cuando menos se le espera. Especial cuidado se ha de tener con el viento en el último tramo del puerto desde donde, por cierto, las vistas hacia el sur, dominando la provincia de Barcelona, con la inconfundible silueta de Montserrat al fondo, en el horizonte, serán sencillamente magníficas. Con o sin viento la parte final agarra también de lo lindo. Afortunadamente el cartel del puerto con las barreras que cierran la carretera en caso de nieve abundante anuncia la cercanía del final. Todavía habrá que exprimirse algo más. Las rampas del 7% se estabilizan en esa cifra hasta coronar. Superamos los 2000 metros de altitud y aceleramos a lo Contador con la sola recompensa del triunfo personal. Desde ahí, todo parece más frágil y pequeño. Merece la pena abrigarse y darse unos minutos de pausa por allí arriba. El Coll de Pal es mucho Coll de Pal.

IMG-20170703-WA0016
Entrando en la última curva

NB: La marcha cicloturista 4 Cims acaba de abrir inscripciones y de nuevo contará con el Coll de Pal como ascensión final en la presente edición que se celebrará el próximo 8 de Julio de 2018. Más info aquí.

Un comentario sobre “El Coll de Pal. Siguiendo los pasos de Alberto Contador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s